domingo, 29 de noviembre de 2009

Caricias perplejas: presentación en Zaragoza


Por fin el viernes por la tarde presentamos en Zaragoza. Con este acto se acaba (creo) este periplo posterior a la escritura que tan nuevo ha sido para mí y tantas cosas me ha enseñado: desde las pruebas de imprenta a la primera presentación en Sevilla, pasando por las entrevistas en la tele y la prensa y, por fin, el acto en mi ciudad, en la Biblioteca de Aragón. Todo ha sido especial para mí y todo tiene un único sentido: acercar las Caricias perplejas a los ojos de los lectores. Darles vida y soltarlas, hacerlas de los demás.

Sólo quiero dejar un inmenso gracias: a los que venís a leer aquí cada semana, a cada uno de los que habéis comprado el libro y habéis conseguido que vea su nombre en alguna lista de más vendidos, a los que llenasteis la sala y, especialmente, a Aurora Pimentel y Abel Feu, que vinieron de tan lejos para estar con nosotros; y a Javier Sánchez Menéndez, Juan Antonio González Romano y Fernando Sarría, que me acompañaron en la mesa y consiguieron con sus palabras y su presencia que esta presentación sea algo inolvidable para mí.

Una vez terminada la parte "seria", me encantó charlar con cada uno de los que os acercasteis a la firma de ejemplares y, después, salir a cenar para celebrarlo. Creo que las cosas han de hacerse así: con seriedad y con alegría. Muy pronto el presente pasa a ser recuerdo; al seleccionar las fotos para colgarlas, he sido consciente de que esa noche ya forma parte del pasado. Cuando caminamos de espaldas en la estación, desdibujados y rápidos, y nos dirigimos a despedir a nuestros amigos que vuelven a Sevilla o Madrid, estamos ya caminando hacia el futuro, dejando atrás esa noche que empieza a desdibujarse.

El brindis nocturno con Aurora es por todos vosotros y por el futuro: gracias, de corazón.

Fernando Sarría, Olga Bernad, Juan Antonio González Romano y Javier Sánchez Menéndez en la mesa de presentación.

La abundante compañía: gracias.



Angós, Juan Antonio González Romano, Javier Sánchez Menéndez, Aurora Pimentel, Olga Bernad, Abel Feu, Fernando Sarría, Luisa Miñana y Miguel Ángel Yusta en la noche zaragozana.



Aurora y yo.


... en la estación, corriendo a despedirse.

Olga Bernad


Nota: Las tres primeras fotos son de María Teresa Gomez Puertas, excelente fotógrafa y amiga. Gracias a ti también, Tere. La cuarta nos la hizo una desconocida, la quinta es de Angós, y la sexta la tomó Adrián, mi hijo de cinco años, a quien ninguno de los asistentes olvidará... parece que al final se cansó de poesía y se escapó de su padre; espero que con el tiempo crezca su interés por lo que escribo. Viendo el vídeo que os dejo, ¡qué ganas de preguntar dónde está la madre de ese niño!
video
____________________________________________________________________________________
NOTICIERO
29 de noviembre: Acabo de colgar la entrada (es que estaba descansando...) y veo que otros han sido mucho más madrugadores. Qué estupenda crónica, Juan Antonio; y qué bellas fotos nos ha dedicado Fernando González Seral a Anabel la cuentista y a una servidora (a Anabel la conocimos por fin en la presentación y hoy nos incluye en algunas cosas buenas de la vida). Gracias, sois increíbles.
2 de diciembre: Me entero ahora de que en la web de la Casa del Libro volvieron ayer a publicar su TOP VENTAS tras una semana de vacaciones... ¡seguimos, por tercera semana consecutiva, entre los más vendidos! No sé cuánto durará, pero qué bonito;-) Pinchen AQUÍ.
3 de diciembre: ¡También nos mantenemos en el tercer puesto en la lista de Heraldo de Aragón! La publica hoy la revista Artes y Letras, en la que aparece una estupenda reseña de Antón Castro sobre Caricias Perplejas. Aparece también en su blog. Mil gracias, querido Antón.
Además, acabo de descubrir que María Teresa Gómez Puertas, además de hacer la mayor parte de las fotos de la presentación, le ha buscado hoy imagen precisa a Desde el puerto, uno de los poemas de las Caricias. Gracias a ti también, fotógrafa.
___________________________________________
_____________________________________

domingo, 22 de noviembre de 2009

Nuevos poemas (después de las caricias)

Hace unos días, Antón Castro me preguntó por mis nuevos poemas, por lo que viene después de estas Caricias perplejas recién publicadas y que tan buena acogida están teniendo. Me sorprendí pensando que, para mí, hablar del libro es hablar de algo pasado. Lo cerré hace ahora justo un año y no volví a él, ni para añadirle ni para quitarle nada. Igual que se forjaron las caricias, se ha ido construyendo otro poemario de título tan incierto que cada mes consigo cambiarlo; pero eso no importa, está a punto de tomar su definitiva forma. Sin ninguna prisa, con las mismas ganas, afinando la voz y el deseo, con placer y dolor algunas veces y sin saber qué va a ser de ellos: así crecen los libros, igual que las personas, porque tienen que crecer. Muchos de los habituales habéis visto algunas muestras por aquí en este último año. Ahora, en el blog de Antón Castro, se quedan tres pasos de esta nueva senda. Uno fue publicado en esta bitácora en abril; los otros dos son inéditos y muy recientes. Espero que os gusten. Sólo tenéis que pinchar aquí.

Adenda: Un par de horas después de publicar esta entrada, descubro que Fernando Sarría anuncia en su Crepusculario sigloXXI una semana dedicada a mi poesía. Lo anuncia hoy y se inicia mañana: un poema de Caricias perplejas para cada día, desde el lunes hasta el domingo que viene. (Lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado... y domingo). Me gusta que los nuevos y los viejos poemas caminen solos por la red.

Gracias a ambos.

Olga Bernad
__________________________________________________________________________________________________
NOTICIERO
24 de noviembre: José Luis Piquero se lleva una caricia recta a su guarida. Gracias, preciosa sorpresa para un martes difícil.
26 de noviembre: Seguimos manteniendo un libro de poesía entre los más vendidos de la lista del Heraldo de Aragón, hemos pasado del segundo puesto al tercero pero sigue siendo increíble. (La lista se confecciona con la consulta a las librerías Central y General, El Corte Inglés, Casa del Libro y Los Portadores). Gracias a todos por mantener el interés.
En la Revista de Artes y Letras de sus páginas interiores aparecen fragmentos de algunos poemas de las Caricias.
Mariano Ibeas anuncia recuerda desde su desván la presentación de las Caricias.
27 de noviembre: Fernando Sarría hace eco de sus nervios en su blog. Juan Antonio González Romano dedica su entrada a la generación Siltolá, de la que es un honor formar parte.
Hoy presentamos. Hasta la vuelta!
______________________________________________________________________________________
Os recuerdo que la presentación de Caricias perplejas en Zaragoza tendrá lugar el próximo viernes, día 27, a las 19, 30, en el salón de actos de la Biblioteca de Aragón (C/Doctor Cerrada). Nos acompañan presentando el libro: Javier Sánchez Menéndez, editor de la colección Siltolá; Abel Feu, responsable del diseño y maquetación; Juan Antonio Gónzalez Romano, compañero de viaje hacia esta isla y Fernando Sarría, de la Asociación de Escritores de Aragón. Os esperamos.
__________________________________________________________________________________________________
Hace un año:
El cierzo y el suicida
_______________
__________________________________________________________________________________

martes, 17 de noviembre de 2009

Amigos invisibles

A Josep Alfred P. C., que ya no recordará quién soy.

Cuando era muy joven, un amigo me dijo que me había empachado de lucidez. Él era perspicaz, así que yo dediqué unos cuantos años de mi vida a demostrarle al mundo que podía ser tan inconsciente como cualquiera. Uno puede apagar la pequeña vela que la vida le ha puesto en la mano y seguir a tientas, porque la oscuridad es más acogedora que la intemperie.

Si un día volvemos a encenderla, en un extraño gesto de curiosidad y nostalgia, descubriremos que no podemos ver con luz. Avanzar a tientas es ya una costumbre, una manera de vivir; y el mundo abierto, una nueva noche de hirientes claridades que duelen y encandilan. Volver a ver el mundo iluminado, mirar las cosas serenamente, sin que las suavice la confusa e implacable borrachera de las excusas cotidianas, sin que las desdibuje un poco la irreflexión, ocupando toda la sensibilidad, con el alma lavada de la intoxicadora bruma de la experiencia, duele en los ojos y en el corazón.

Avanzo a tientas y sigue haciendo frío. Carpeta en la mano, tabaco en los bolsillos, sonrisas que calientan y entretienen. Y la misma estepa desplegada hacia el horizonte, inmensa, plana, inquebrantable. Sólo el tiempo se ha ido. Al fondo, alguna ermita guardará su virgen como las murallas protegen a los pueblos que siempre, siempre, hubieran preferido crecer junto a algún río. Aquí, la asfixiante vulnerabilidad del llano, el agua remansada, la incertidumbre del pozo, bendito manantial o trampa líquida; tal vez veneno agarrándose a la sangre lentamente, metal pesado acumulándose sin prisa en cada corazón. Uno nunca sabe, pero hay que beber.

Tal vez a ese amigo, en aquel tiempo, hubiera podido contarle que pienso en ti a menudo como pensaría en un amado muerto que me protege desde el cielo (si tú fueses mi amado, si tú estuvieses muerto, si el cielo existiese, si tu lugar fuera aquél).

Algo parecido a un hombre se me aparece cada vez que encuentro agua y abro bien los ojos. Señala líneas con el dedo; escribo. En mitad del llano, una huella puede ser también una senda. Alrededor, el mismo abismo horizontal e indiferente. Adentro, esas ganas de ir hacia delante; y de no ir completamente sola.

Olga Bernad
__________________________________________________________________________________________________
NOTICIERO
19 de noviembre: Si el martes la web de la casa del libro nos mantenía por segunda semana entre los autores aragoneses más vendidos, hoy, la lista del Heraldo de Aragón, configurada con los datos de varias librerías aragonesas, muestra que las Caricias siguen adquiriéndose. Un libro de poesía entre novelas. Es bonito mientras dura. Gracias por vuestro interés.
_______________________________________________________________________________________________________
Hace un año:
Los lobos del jardín
Ver para creer
____________
___________________________________________________________________________________________

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Peligrosa María


A todos los que alguna noche se han agarrado a cualquier clavo ardiendo, del tipo que sea: a todos.

Callaré nuevamente. En la cintura
me guardo el largo discurrir del tiempo,
el hueco de la mano, los pliegues de mis dedos,
esa esquina del hombro ante su boca.
Mi yugular al borde de otros dientes.
Todo cierto,
y todo incomprensible. Voy buscando
la mano de la boca de un ombligo;
me enveneno de besos y de rostros
que no recordaré, pues no me importan.
Sólo el amor rescata y, con el tiempo,
el amor da pereza.

Por los que siempre te amarán, disparas,
y el aullido de un lobo te despierta.
Chasquido de mechero en el silencio,
pequeña brasa al borde de los labios,
misterio en los pulmones.
Supones que la luna está asustada:
ha visto largas noches de tu alma
y sabe
que más lejos, tan dentro de tus ojos,
un herrero perfecto está fraguando
la gris bala de plata
-voluta de humo azul de dientes verdes-
que algún día sabrá alcanzarte en sueños.

Olga Bernad
______________________________________________________________________________________________________
NOTICIERO:
12 de noviembre: Después de un par de cambios de fecha y hora, por fin se ha fijado la presentación de Caricias perplejas en Zaragoza: AQUÍ os dejo el recordatorio. Será el viernes, 27 de noviembre a las 7,30 de la tarde en el salón de actos de la Biblioteca de Aragón (C/Doctor Cerrada). Os espero.
13 de noviembre: Una amiga me avisa de que, al encargar un ejemplar, le dicen en La Casa del Libro que las Caricias están segundas en el top ventas de autores aragoneses. Lo reflejaron en su página el día 10: ¡¡AQUÍ!!
...Y me encuentro al final del día una reseña en el blog de Julio Castelló que me emociona. Gracias, Julio, muchísimas.

14 de noviembre: Me levanto con un antojo de Sergio Astorga... así da gusto empezar el fin de semana. ¡Muchas gracias, Sergio!

16 de noviembre: Me llega un recorte del Heraldo y su lista de más vendidos (click sobre la imagen). Salió publicada el día 12. Gracias.
17 de noviembre: Seguimos en el top ventas de la Casa del libro por segunda semana consecutiva. En La Central se han acabado los ejemplares esta tarde, pero traen más pasado mañana.
_______________________________________________________________________________________
Hace un año:
Algunos cisnes negros
____________________________________________________________________

miércoles, 4 de noviembre de 2009

Perros de noviembre

Será agosto y, en sueños,
vendrán ladrando perros de noviembre.
Y sueño que estoy sola
-sueño muy a menudo que estoy sola-
y el mes terrible en el que nuestro invierno
es más que una amenaza
(son los golpes por estrenar del frío)
el mes que odia mi sangre y mi silencio,
olerá desde lejos mi tristeza.
El mes más vil, el mes de los suicidas,
el que arranco de cuajo en los diarios.

Olga Bernad
___________________________________________________________________________________________________
NOTICIERO

9 de noviembre: Ayer me di cuenta de que Mariano Ibeas había dejado este fruto de otoño en su desván. ¡Gracias!
5 de noviembre
:
A pesar de los perros de noviembre, una excelente noticia: he sido seleccionada por Ángel Guinda para formar parte de una ANTOLOGÍA DE POETAS ARAGONESAS (1965-2010) que se publicará en la editorial OLIFANTE en los próximos meses.
4 de noviembre
:
1-Se presenta en Zaragoza la Antología de poetas de la margen izquierda. Ángel Sobreviela nos muestra en su blog el índice completo.
2-El Círculo Fotográfico de Aragón inaugura exposición. Nos pasaremos sin falta.
3-El poeta, narrador y amigo Juan S.-Vico gana el premio Lletres Noves de cuentos para jóvenes.
4-Además, apareció ayer el sexto número de la Revista de Humanidades Kafka. No se la pierdan.
Enhorabuena a todos.

Por cortesía de Alfaraz, les dejo esta curiosidad: una imagen de la primera edición de las Greguerías de Ramón Gómez de la Serna, en la cual se ha inspirado la colección de poesía Siltolá: ¿les suena?
Algunos lectores siguen preguntándome cómo conseguir Caricias perplejas. Informo de lo que me va llegando: en Zaragoza ya está disponible en Antígona y Cálamo; puede encargarse en La casa del Libro y en Portadores de sueños. En Madrid sé que se encuentra en Hiperión. Por Internet puede comprarse directamente a la editorial, en Beta digital , en Rayuela , en Proteo, en Laie-Barcelona y en Babel.
___________________________________________________________________________________________
Hace un año
La isla
Amores platónicos
_________________________________________________________________________________